MÉDICOS EN LA HISTORIA DE MÉXICO

Dr. Bricio Rincón Aguilar
Muchos de los galenos prominentes del México Independiente se preocuparon por la recomposición de la sociedad en diversos campos: el científico, el sanitario, el educativo y el político entre otros. Fueron los primeros catedráticos en el establecimiento de las ciencias médicas; pero, sabían que, para lograr influir en la transformación de las estructuras políticas y sociales del país, había que participar. Los encontramos ocupando cargos desde: regidurías, presidencias municipales, diputaciones locales y federales, senadurías, vicepresidencia y presidencia de la república.

En las décadas de 1820 y 1840, aparecieron los nombres de médicos prominentes como:
VALENTIN GOMEZ FARIAS - (1781 – 1858)
ANASTASIO BUSTAMANTE - (1780 – 1853)
JUAN MANUEL GONZALEZ UREÑA (1802 - 1854)
JOSE MARIA BENITEZ (1800 – 1872)
MANUEL CARPIO HERNANDEZ (1791 – 1860)
CASIMIRO LICEAGA (1792 – 1855)
LEOPOLDO RIO DE LA LOZA (1807 - 1876)
PEDRO RENDON DOMINGUEZ (1877 - 1970)

Un caso emblemático del papel de los médicos políticos mexicanos, lo constituye un galeno que fue presidente de México hasta en 5 ocasiones, en tiempos de mucha inestabilidad política sustituyendo interinamente al inquieto, astuto y caprichoso (maquiavélico) presidente Antonio López de Santa Anna.
1. El primer período fue del 1° de abril al 15 de mayo de 1883.
2. Del 2 al 17 de junio de 1833
3. Del 6 de julio al 27 de octubre de 1883.
4. Del 5 de diciembre de 1883 al 23 de abril de 1884.
5. Del 24 de diciembre de 1846 al 20 de mayo de 1847.

Aunque fueron breves mandatos es importante señalar que enfrentó diversos conflictos principalmente con el Clero y los Conservadores. Enfrentó el grave problema de la histórica epidemia del Cólera Morbus en 1833, que mató a millones de personas.
Su principal pecado fue buscar la supresión de los fueros eclesiásticos, y aprovechar las propiedades de la Iglesia para generar riqueza en favor de la nación; y por otro lado modernizar las propuestas legislativas en beneficio de la educación.
En su tercer período del 6 de julio al 27 de octubre de 1833, promulgó las primeras Leyes de Reforma entre las que destacaron, el establecimiento de la Educación Laica en las escuelas. Secularizó las iglesias. Separó al clero y al ejército de la política. Organizó la Biblioteca Nacional. Pero, lo más trascendente del momento fue: que, 4 días antes de dejar el cargo de presidente, clausuró la que había sido hasta entonces la única escuela de nivel superior desde el virreinato, la Real y Pontificia Universidad de México, fundada el 21 de septiembre de 1551 creada por la real cédula del emperador Carlos V, y dio apertura a la Universidad Nacional de México a cargo de la nueva Dirección de Instrucción Pública. Aprovechando que las carreras de médico y de cirujano estaban separadas, determinó que fuera a partir de este tiempo, una sola. La autonomía de la universidad se logró a partir de 1929, en el marco de la Reforma Universitaria Latinoamericana; desde entonces se le denomina Universidad Nacional Autónoma de México UNAM.
En honor de éste hecho histórico-político del Dr. Valentín Gómez Farías ocurrido un 23 de octubre, es que el Día del Médico en México se celebra en esa fecha. Pero, ¿quién lo determinó, y dónde se hizo la propuesta y aprobación?
En el año de 1937 en la ciudad de Cuernavaca Morelos se llevó a cabo el Congreso de Sindicatos Médicos Confederados de la República Mexicana. Ahí, el Dr. Pedro Rendón Domínguez, ilustre líder del grupo de médicos xalapeños del primer tercio del siglo XX, al final de su conferencia hizo la propuesta al pleno, de instituir el día 23 de octubre como el Día del Médico a nivel nacional. Fue aprobada por unanimidad, y desde el año de 1938 celebramos los médicos nuestro día en esa fecha.
El pueblo xalapeño lo llamaba con cariño, admiración y respeto PEDRITO. Lo ubica en la memoria social como un hombre que moldeo su vida con los valores de humildad, honestidad y auténtica vocación de servir a su profesión, a Veracruz y a la patria. Su don de gente lo distinguía, fue uno de los primeros médicos en Xalapa que se preocupó por el bienestar de los ancianos, tanto que recuerdan su famoso dicho: “no más años a la vida, sino más vida a los años”. Así dedicó gran parte de su actividad profesional a formar una acertada visión gerontológica. Promovió la creación y atención de “asilos” para los que ya había entregado su vida a la productividad. Atendía menesterosos y orientaba a la juventud en sus clases con ejemplos de vida y consejos. A los políticos les enseñó cómo se debe ser honesto y congruente en el servicio a la comunidad. Fue muy querido por su pueblo y se constituyó en el primer alcalde de Xalapa electo democráticamente por preferencia popular. Desafortunadamente tuvo que renunciar a consecuencia del “cuartelazo” del usurpador Victoriano Huerta. La Historia continuará con la revisión de muchos más médicos políticos que se han ganado el derecho de estar en la Historia de México por sus acciones patrióticas.

 

 

BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates