FRANCISCO BRAVO Y LOS DÍAS DECRETORIOS

Nombre del autor: José Gaspar Rodolfo Cortés Riveroll

Formación y grado académico del autor: Doctor en Historia (BUAP-México, 2003)

Institución de origen: Facultad de Medicina, BUAP

Línea de investigación principal: La Opera Medicinalia de Francisco Bravo

País, ciudad, municipio o departamento: Puebla, México.

Correo electrónico y redes a través de las cuales se le puede localizar: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Resumen de la ponencia

Justificación: La traducción libre de la Opera Medicinalia (Bravo, 1570), se ha realizado en cuatro etapas –una para cada uno de los libros que la componen-; actualmente estamos en la cuarta y última etapa con la traducción del libro Sobre los días decretorios.

Objetivo: Se presenta un avance de la traducción de los primeros capítulos de este libro, en donde se explica qué son y para que se utilizan en la medicina del siglo XVI, los días decretorios de la doctrina hipocrática.

Métodos y materiales: El trabajo de traducción y comentarios a la Obra de Medicina de Francisco Bravo, se realiza posterior a un trabajo de paleografía, ya que la obra impresa en 1570 en la Nueva España, tiene muchos errores tipográficos y gran cantidad de citas, las que son identificadas en otras fuentes y contrastadas con las de la obra en cuestión, para dar consistencia al pensamiento del autor. La traducción no es literal, sino libre en estilo, buscando una mejor comprensión por parte del lector.

Resultados y discusión: Una de las características de la medicina hipocrática, fue el uso del método deductivo, a partir de premisas generales, llegar a establecer premisas particulares. Bajo este tipo de razonamiento, se concedió mucha importancia al conocimiento de la Naturaleza, pues sólo conociendo a ésta, sería posible para el médico conocer las causas de las enfermedades y su desarrollo, fue por ello, que los libros hipocráticos Pronósticos y Aforismos, generalizaron una serie de conocimientos que pudieron ser aplicados en la curación de las dolencias. En este sentido, los días críticos son aquellos en que ciertas enfermedades cambian, sea para bien o para mal, por lo que el médico debía observarlos cuidadosamente e interpretar cambios que ocurrían en ellos. Para comprender su estructura, hubo dos ideas fundamentales, primera, que la estructura del universo poseía un carácter septenario; y segunda, que había una estrecha correspondencia entre dicha estructura y la de los seres vivos.
El tema en sí –como muchos otros–, también se encontraba en discusión durante el siglo XVI y tal vez por ello, Francisco Bravo escribió en su Opera Medicinalia, un tratado que versa sobre los días críticos en las enfermedades agudas. A diferencia de los otros tres escritos de la obra citada, Bravo lo trata de una forma totalmente antigua, citando autores de toda clase, con argumentos escolásticos y muy escasa aportación personal. Está formado por 18 capítulos que, en parte, siguen la estructura ya utilizada en los libros anteriores, presentar primero todos los antecedentes del tema, describir las opiniones de los antiguos, y por último, marcar sus contradicciones y errores. Fue seguidor fiel de las ideas hipocráticas, y por ello en varias ocasiones ataca incluso a las galénicas; por otra parte, también rechaza la astrología, aunque cita a algunos autores que se ocupan de ella. En los capítulos cuarto y quinto, propone cinco principios para conocer los días críticos o decretorios en las enfermedades agudas, y expone su idea en una tabla que se encuentra en el folio 194, donde aparecen en tres columnas, los días que, según su teoría, deben considerarse como críticos en dichas enfermedades.

Conclusiones: 
1. El ser humano está dotado de un calor innato, que va declinando paulatinamente desde el nacimiento hasta la muerte.
2. La mezcla de los humores llamada krasis o temperamento, es el equivalente a la salud; por el contrario, cuando los humores no se mezclan bien o predomina uno de ellos, aparece la intemperancia, la que se manifiesta por alteraciones en las evacuaciones.
3. Cuando hay una intemperancia o akrasie, la mezcla se puede lograr mediante la cocción o pepsis, de tal forma que el humor crudo pase a estar cocido o puro.
4. El médico, debe estar atento al aspecto externo del enfermo, conocer los signos de la cocción y de la resolución de la enfermedad, como son: la fiebre, el sudor, el color de la piel, la saliva, características de la orina y de los excrementos.
5. Cuando la materia morbosa no encuentra una salida conveniente, se forma un depósito o apóstasis en un punto concreto, formando un tumor con una hinchazón exterior o una gangrena.
6. La naturaleza individual, está sometida a la naturaleza universal. Por lo tanto, el punto central en el desarrollo y desenlace de la enfermedad es la krisis, momento clave en que la afección se encamina hacia su solución o hacia la muerte del enfermo.

Palabras clave: Opera Medicinalia, días decretorios, medicina del siglo XVI

Referencias bibliográficas:
1. Francisco Bravo, Opera Medicinalia, México, facsímile INAH-BUAP, 1994, p. 174v – 187v.
2. Germán Somolinos D’Ardois, Francisco Bravo y su Opera Medicinalia, Boletín del Instituto de Investigaciones Bibliográficas, México, UNAM, 1971, p. 337-388.
3. Tratados Hipocráticos VIII, Sobre las semanas, traducción al castellano y notas de Jesús de la Villa Polo, España, Editorial Gredos, 2003, p. 478-479.
4. Tratados Hipocráticos VIII, Sobre los días críticos, traducción al castellano y notas de Jesús de la Villa Polo, España, Editorial Gredos, 2003, p. 564-565.

 

 

 

BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates